jueves, 27 de marzo de 2014

París-Tombuctú



Dios creó el desierto para que el hombre pudiera sonreír al ver las palmeras.

Cuando quieres algo de verdad, todo el Universo conspira para que realices tu deseo.

Paulo Coelho, “El alquimista”.





Pronto llegará la Semana Santa y mucha gente aprovechará esas fechas para disfrutar de unas pequeñas minivacaciones y realizar algún viaje. Pensando en ello se me ha ocurrido dedicar una entrada a recorrer olvidados y polvorientos caminos tras los pasos de algunos intrépidos viajeros del pasado.  

En otras palabras, hoy hablaremos de exploradores y, en concreto, de mi tipo favorito de exploradores, aquellos que se embarcan en delirantes travesías épicas y desquiciadas, sin ni siquiera propósitos científicos o comerciales detrás, por puro empecinamiento febril en la persecución de alguna etérea fantasía. Hombres impulsados por la visión de espacios blancos en un mapa, el deseo de pisar lugares que ningún otro explorador haya pisado, ser el primero, ir más allá a costa de lo que sea. 

Este blog ama a los malditos. 

domingo, 23 de marzo de 2014

Hombre rico, hombre pobre


  La Providencia creó a los maharajás para ofrecer un espectáculo a la Humanidad.
      
                  Rudyard Kipling




     Rajá y maharajá, son palabras que significan “rey” y “gran rey” respectivamente puesto que eso –rey- que es lo que significa la palabra rajá a secas en sanscrito. De hecho es un término que al parecer deriva a su vez del sustantivo raj, el cual viene a expresar algo así como “soberanía” o “reino”.  

 Esas palabras nos resultan conocidas en tanto que sirvieron para denominar una serie de títulos nobiliarios en el mundo hindú y, llegada la época contemporánea, la palabra Raj pasó a denominar en sí misma a la administración colonial británica en las zonas de lo que hoy son la India, Pakistán, Bangladés, parte de Myanmar (así como diversas islas próximas y algunas otras zonas limítrofes tierra adentro, en la zona del Himalaya).  

miércoles, 19 de marzo de 2014

4 8 15 16 23 42



¿Sabes lo que son los números primos?, porque si no lo sabes deberías marcharte de aquí ahora mismo.

         "La habitación de Fermat"

  


Hace unos días me encontraba en Italia y unos amigos me invitaron a una fiesta celebrada en el magnífico ático que tienen en Roma. Allí charlando en la terraza del mismo, mientras disfrutábamos de un impagable atardecer romano con los restos del Coliseo al fondo, me contaron la historia de la “Puerta Mágica” o “Puerta Alchemica”.  

miércoles, 12 de marzo de 2014

Antes muertos que sencillos


                Sólo quedamos nosotros amigos, todo el mundo es tonto o moderno.

                (Antonio Resines en "Acción mutante")

  

 


Como vimos con la historia de Roman von Ungern-Sternberg las crisis pueden llegar a resultar propicias para quienes saben y pueden aprovecharlas. En su caso contamos una historia de crisis política y social, de guerra, un contexto de caos que un aventurero sin escrúpulos aprovechó para intentar conseguir poder. Pero lo cierto es que las crisis económicas también suelen ser un entorno propicio para aventureros de no tan distinto calibre.  

sábado, 8 de marzo de 2014

Abraza el caos


El caos no es una fosa. El caos es una escalera. Muchos intentan subir por ella, fallan y nunca vuelven a intentarlo. La caída los rompe por dentro. Otros tienen la oportunidad de ascender, pero rehúsan. Se aferran a un territorio, a unos dioses, o al amor. Son ilusiones, excusas.  Solo la subida es real. La escalada hacia la cima lo es todo.

"Little Finger" en Game of Thrones, The Climb, episodio sexto de la tercera temporada.
  


En la historia de la Humanidad hubo un tiempo, aún no muy lejano, en que era posible conquistar imperios a lomos de un caballo a base de mandobles de espada. Hombres (y a veces algunas mujeres) armados solo con su bravura y sus cojones podían aspirar a arrasar ciudades, someter pueblos enteros bajo su tiranía y enterrar civilizaciones en el olvido. Ese mundo maravilloso de violencia, desolación e injustica épicas se acabó con la llegada del mundo industrial, el humo de los motores de los coches y de las chimeneas de las fábricas, el maldito plástico, las quinielas y Telecinco. Ahora la existencia de algunos es mucho más cómoda, la de otros solo un poco y, al final de la jornada, la mayoría seguimos siendo siervos, solo que de forma más disimulada o civilizada que en el pasado, sometidos como estamos a tipos aburridos que aprietan botones en un teclado o manipulan la Bolsa en lugar de eviscerar enemigos con un hacha a lomos de un caballo de guerra. Vulgares chupatintas sin carisma nos dominan en base al control de los mass media, a la acumulación de capitales, la especulación con acciones y, en definitiva, a que la mayor parte de la gente es tonta o moderna y encima vota a algunos de esos meapilas en el transcurso de una cosa llamada elecciones. Todo de lo más rutinario y hortera. 

lunes, 3 de marzo de 2014

¿Dónde está Serguéi?

  
        Y he visto alguna vez eso que el hombre ha creído ver.
Arthur Rimbaud, “El barco ebrio”.

    
La improbable relación de Rusia y Chequia a finales del s. XIX y durante la Iª Guerra Mundial resulta curiosa. Por ejemplo. No sé si os suena la Anábasis de Jenofonte; el mítico relato de la desesperada odisea de los Diez Mil a través de tierras del Imperio persa en su intento por regresar a su hogar en Grecia. Inesperadamente, dicha aventura sirvió para mostrar la debilidad interna del imperio persa y la superioridad militar de la falange griega. Además todo lo anterior más adelante desencadenaría el colapso de dicho Imperio al inspirar la conquista de Persia por parte de Macedonia. El caso es que dicha hazaña tuvo una secuela en el s. XX: la retirada de la llamada “Legión Checa” a través de Siberia.