lunes, 17 de noviembre de 2014

Los jueves, milagro


Nos dicen: El Señor está aquí, está allí, está allí. Yo conozco un vidente, a una vidente que recibe cartas de la Virgen, mensajes de la Virgen (…) La Virgen es Madre, y nos ama a todos. Pero no es un jefe de oficina de Correos para enviar mensajes todos los días.

Palabras del Papa Francisco este jueves, quizás en referencia a alguien.



No sé si lo sabéis pero hace ocho días la Virgen María estuvo en Italia y se apareció en un municipio de las cercanías de Roma, concretamente en Palestrina, allí donde nació el famoso compositor de música religiosa del s. XVI.

Esa aparición no fue algo casual. Aproximadamente un millar de personas la estaban esperando, previo pago de diez euros eso sí, ya que ese día visitó el lugar Vicka Ivankovic, una señora nacida en Bosnia, de 50 años de edad, que asegura estar en contacto frecuente con la Virgen María, la cual le habla. En concreto el otro día en Palestrina la Virgen le hizo llegar a Vicka, para que lo transmitiese luego a los esforzados fieles que aguardaban, el mensaje de que: debemos rezar, ella desea la paz en el mundo y volverá a aparecer. 

Leyendo esto último alguno quizás puede pensar que la ceremonia en cuestión estuvo amenizada por una cabra haciendo equilibrios y un tipo sospechoso tocando el organillo. Pero no, el tinglado contó con la aquiescencia del obispo local (monseñor Domenico Sigalini) incluso en contra del parecer del obispo de la diócesis vecina y las recomendaciones del Vaticano. Por todo ello lo sucedido tuvo mucha más miga de la que parece a simple vista. Empezando por el hecho de que el movimiento popular del que la señora Ivankovic es una cabeza visible poco a poco está convirtiendo un pueblo de su región natal –Medjugorje, ubicado en Bosnia pero con población mayoritariamente croata y ultracatólica- en un gran centro de culto mariano, dando relevo a otros viejos santuarios ya más desgastados (Lourdes o Fátima) situados en países donde la propia dinámica social va llevando a la mayoría de la gente a no creer demasiado en estas cosas.

Y es que hasta hace apenas un siglo la Virgen solía aparecerse a jóvenes pastorcillos analfabetos principalmente en Bélgica, Francia, la Península Ibérica o América Latina. Ahora en los tres primeros casos se trata de regiones donde no quedan demasiados jóvenes pastorcillos analfabetos y si la Virgen se les apareciese seguramente la ignorarían para seguir jugando con su iPhone. Por su parte en América Latina el avance de diversas iglesias de cuño protestante es fortísimo en las últimas décadas (en ellas el culto mariano carece de presencia), alcanzando ya a un porcentaje de entre un 20 y un 33% de la población en muchos países de la zona. Así pues, de un tiempo a esta parte, la Virgen está empezando a frecuentar otras zonas.

En el caso que nos ocupa todo empezó en el verano de 1981 en una zona rural de la antigua Yugoslavia, concretamente en Bosnia-Herzegovina, cuando media docena de adolescentes, todos ellos de entre 10 y 16 años de edad -cuatro niñas y dos niños-, empezaron a asegurar que habían presenciado una aparición en una colina próxima a Medjugorje. Según ellos se trataba de la Virgen María. Esas apariciones luego se prolongaron durante años, hasta la actualidad de hecho, aunque solo esos seis elegidos pueden verlas realmente. No obstante lo anterior no impide que la comarca haya ido atrayendo progresivamente, sobre todo tras el fin de las guerras en la región, a más y más gente interesada en contemplar el lugar donde sucedió -y pretendidamente aún sucede- el prodigio. 

Por supuesto a medida que aquellos seis muchachos han ido creciendo y tomando diferentes caminos su relación de intermediación con la divinidad ha ido cambiando. Al parecer Ivanka recibe una visita anual de la Virgen cada 25 de junio. Jakov recibe la visita de la Virgen el día de Navidad. Marija se ha mudado a vivir a Italia pero al parecer ve a la Virgen todos los días. Igual que Ivan que ahora vive en Boston. Por su parte Mirjana charla con la Virgen los días dos de cada mes y cada 18 de marzo. Aquí podemos verla contemplando la aparición de la Virgen el pasado dos de Octubre


Y aquí fiel a su cita mensual el dos de este mes. 


En cualquier caso la gran "médium" del grupo es Vicka quien no solo ve a la Virgen diariamente prácticamente a voluntad sino que (siempre según ella) ha sido designada como una especie de biógrafa por la Virgen, la cual pasó dos años dictándole su vida (concretamente entre el año 83 y el 85). Eso sí los cuadernos en los que Vicka recogió el testimonio de la verdadera historia autobiográfica de la vida de la Virgen María solo muestran a día de hoy garabatos que no se pueden leer porque, según dice ella misma asegura, empleó en su tarea de transcripción una escritura sobrenaturalmente codificada que solo será legible para los hombres “cuando llegue el momento”.

Además de lo anterior parece ser que –insisto en repetir lo de “supuestamente”- la Virgen también llevó a sus fieles seis intermediarios a visitar el Paraíso y el Purgatorio. Incluso cuatro de ellos también aseguran haber llegado a vislumbrar el Infierno en dichos viajes. Aquí uno de ellos nos cuenta sus impresiones al respecto, traducidas al español. 


De hecho tras esa experiencia Vicka en concreto se ofreció a sufrir para ayudar a las almas del Purgatorio, por lo cual empezó a padecer fiebre y dolores de cabeza todos los días antes de la visita diaria con la Virgen para hablar con ella. En enero de 1988 la Virgen comunicó por fin a Vicka la fecha exacta en que desaparecería su misterioso mal. A su vez Vicka le comunicó la profecía en sobre cerrado a su confesor y efectivamente en la fecha guardada en el sobre, el 25 de septiembre de ese mismo año, sus dolores de cabeza desaparecieron.

Por último los videntes de Medjugorje afirman que la Virgen les ha confiado diferentes secretos fundamentales para el destino de la Humanidad. Hasta ahora han sido confiados ocho secretos a Vicka, diez a Mirjana e Ivanka y nueve a los otros videntes, aunque una vez más esas profecías anunciadas por la Virgen están escritas en código y solo serán hechas públicas... en su día.


Por otra parte, en el caso concreto de Vicka, como digo la más popular y carismática del grupo, sus seguidores sostienen que ha empezado a obrar milagros, por ejemplo desdoblándose para estar en varios sitios a la vez o curar a personas que rezan pensando en ella. Aquí la vemos hablando con la Virgen en una de sus "performance".


Se trata de un fenómeno que ha despertado gran fervor e interés en ciertos sectores católicos. Incluso en 1995 el cineasta croata Jakov Sedlar rodó una película sobre el asunto ("Gospa") protagonizada con un casting internacional en el que se incluían nada menos que actores como Martin Sheen o Michael York. Si bien, todo hay que decirlo, a día de hoy las supuestas apariciones de Medjugorje no cuentan con el reconocimiento oficial de la Iglesia Católica. A ese respecto en marzo de 2010 la Iglesia Católica creó una comisión de investigación sobre Medjugorje sujeta a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Pero dicha comisión todavía no se ha pronunciado (aunque parece que el veredicto existe desde comienzos de este año). El problema de fondo parte de que Juan Pablo II, en los momentos de inicio del fenómeno allá por los años 80 y 90, no lo veía con malos ojos y parece que realizó algunos tímidos gestos de apoyo indirecto. A ese respecto recordemos además que Juan Pablo II, más allá de su imagen popular de anciano simpático, fue un Papa profundamente conservador y dado a ciertas excentricidades. Beatificó a más de 1.300 personas y nombro santos a casi 500, algunas de ellas con biografías problemáticas. Además no profesaba reservas ante la práctica del exorcismo y él mismo llevó a cabo personalmente dos, uno en el año 82 y otro un tanto más controvertido para expulsar el diablo de una niña en el año 2000, cuando su salud mental ya no era óptima.

En esa línea Juan Pablo II, ante la secularización de la sociedad que está erosionando la fe católica en Occidente,  tampoco veía con malos ojos diversos fenómenos de piedad popular que pudiesen fortalecer la presencia de la Iglesia en determinados espacios. De ahí por ejemplo la controvertida protección que dispensó casi hasta sus últimos momentos a gente como Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo y pedófilo en sus ratos libres.

Pues bien, desde su muerte se está produciendo una pugna de poder dentro del Vaticano que en los últimos tiempos, tras la llegada del jesuita Bergoglio al pontificado bajo el nombre de Papa Francisco, ha conllevado un giro digamos “de izquierdas”, o "rigorista", "racionalizador", en la cúpula de la Santa Sede. Por supuesto hablar en estos términos respecto a la intrapolítica vaticana es una burda simplificación. Pero para que se entienda. Y el caso es que a nadie escapa que el Papa Francisco ve con malos ojos lo que está ocurriendo en Medjugorje así como, en general, todo este tipo de fenómenos digamos extravagantes de piedad popular

                    

Pero a nadie escapa tampoco que dentro de la Iglesia, e incluso en el seno de la Santa Sede, algunos sectores de ideología "conservadora" se oponen a los cambios que quiere imponer. De ahí que lo que ocurrió hace algunos días puede verse como la escenificación de una cierta pugna interna. Invitar a Vicka Ivankovic a traer su show a escasos kilómetros de Roma fue un desafío directo al Papa y a un obispo fiel al mismo como el de Anagni (lugar muy simbólico por cierto) que había desaconsejado en su nombre el recibir a la vidente en Italia.

Por otra parte en este momento muy probablemente el Pontificado tampoco puede desautorizar de modo explícito lo que está ocurriendo en Medjugorje. Primero porque eso supondría a su vez desacreditar implícitamente la política de "tolerancia" con respecto al fenómeno de Medjugorje mantenida por los últimos pontífices anteriores al actual. Y hacer eso enturbiaría aún más el ambiente de sordo enfrentamiento dentro del Vaticano entre partidarios y detractores de determinadas líneas a seguir. Pero sobre todo para el Vaticano es conveniente evitar la pugna abierta porque el lugar de culto en cuestión cuenta cada vez con más fieles y muy fanáticos. Condenar u oponerse de forma categórica a esa explosión de piedad en la zona podría desembocar fácilmente en un nuevo Palmar de Troya, pero esta vez a gran escala, llevando incluso a una escisión por parte de porcentajes importantes de los fieles de Croacia y Eslovenia sobre todo, zonas donde Medjugorje ha ganado mucha ascendencia. Además de que todo lo anterior podría provocar polémicas en la propia Italia donde este lugar de peregrinación es también cada vez más conocido.

Por último está la cuestión de que la Santa Sede muy raramente suele pronunciarse de forma abierta y pública en contra de la autenticidad de una reliquia, santo, milagro o cualquier otro fenómeno de este tipo. Todo lo más en algunos casos se limita a no posicionarse, a retirar su apoyo extraoficialmente, dejar que la cuestión caiga en el olvido y tácticas similares. A fin de cuentas si denunciase explícitamente como superchería algunas creencias o reliquias -por muchas pruebas a favor de eso que existan en determinados casos- podría entonces surgir la pregunta de en qué medida son menos auténticas que otras aceptadas oficialmente… y eso sería abrir la caja de Pandora en una institución que vive construida en torno a la FE y no a las dataciones por radiocarbono, por así decirlo.

Mientras tanto el número de seguidores del santuario en Facebook sigue creciendo a la vez que la antaño pobre aldea de Medjugorje se va convirtiendo en el mayor centro de peregrinación católica de los Balcanes, atrayendo cada año a miles de creyentes de todo el mundo, lo que por cierto ha permitido a los habitantes del lugar elevar notoriamente su nivel de vida, abrir un supermercado, un restaurante, hostales…

En mi caso soy ateo. Por completo. Pero me resulta duro contemplar la fe conmovedora y sincera de muchas personas sencillas que se aprecian como parte del público en los vídeos que he colgado y a las que resulta evidente -espero- que están engañando y en parte estafando sin pudor alguno media docena de iluminados/sinvergüenzas.

El poder de la fe es emotivo y a la vez turbador en su radiante entusiasmo y su tenebrosa estupidez. 


                                                              

4 comentarios:

  1. Aprovechando que he descubierto tu blog y aparte de felicitarte por todos los artículos que llevó leídos que cuentan un poco más de esa historia que se desconoce o no se quiere enseñar.
    Hace un tiempo visité Portugal y la verdad es que Fátima en sí no es nada del otro mundo, una ciudad de 10.000 habitantes que se basa prácticamente en pequeñas tiendas alrededor del santuario de Fátima, muy curioso fue escuchar el testimonio de un hombre que había ido hecho un viaje de Roma hasta Fátima, pasando por Lourdes y Santiago de Compostela. Volviendo al tema, es una pena que haya tanto visitante en un santuario que no hace ni 100 años que fue construido, visitante bastante mayor, y no sea tan visitado los magníficos monasterios de Batalha y de Alcobaça o el convento de Cristo en Tomar o la ciudad universitario de Coímbra. La fe mueve montañas de dinero y negar Fátima o ese pueblo de los Balcanes sería al fin dejar de perder mucho dinero y fieles.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, tengo que darte la enhorabuena por esta entrada.
    Hace años me leí un libro que me gustó mucho sobre "apariciones marianas" y como la Iglesia las llevaba a cabo para defender sus intereses. Se trata de "La Herejía" de Raimon Sardou, no sé si desde el punto de vista historiográfico será del todo ortodoxo, pero de él se concluye que siempre que la Iglesia quería que se tomase para "La Cristiandad" un territorio de otra religón, o se necesitaba construir un santuario o cualquier otra razón por la que Iglesia deseara marcar el terreno, allí "se aparecía la virgen".
    No había pensado en eso que comentas de que la Iglesia se abstiene de condenar de una manera taxativa estos casos ya que podrían provocar suspicacias y cuestionamientos acerca de otros casos sí están reconocidos por el Vaticano y es por ello que me pregunto:
    ¿Podríamos hablar por un lado, de apariciones marianas puestas en práctica directamente por el propio Vaticano y por otro lado de apariciones "perpetradas" por otros sectores católicos al margen del propio Vaticano, como las apariciones del Escorial o estas de Medjugorje?
    ¿Pudiera ser que las apariciones de Medjugorje formaban parte del juego geopolítico de la Iglesia en los tiempos de Wojtyla y su continuista Ratzinger y ahora con Bergoglio las prioridades están en otro punto del mapa? ¿O solo se trata de, como apuntas, de una línea y una metodología de hacer la política vaticana? Es que no me resulta nada casual que se aparecieran primero, en un país "socialista" y siguieran en el mismo sitio pero en otro país, Bosnia, en el que hay que "mear para marcar el territorio" frente a otras dos religiones.
    Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
  3. Algo de eso hay. Pero nunca se sabrá. Yo creo en todo caso que este tipo de milagros no se orquestan, no se planifican. Simplemente, de forma constante, por todo el planeta ocurren "milagros" (y apariciones de Ovnis y de Elvis Presley). El cerebro humano es como es, un demonio engañador. Luego entre todas esas posibilidades sí que estoy convencido que según épocas ya se decide dar a conocer y potenciar unos sucesos u otros en función de si se adecuan a intereses políticos o propagandísticos momentáneos.

    Por supuesto en épocas remotas, sobre todo durante la tardorromanidad y la Alta Edad Media esa forma de proceder fue casi un estandar en determinadas zonas. La Iglesia aprendió mucho del mundo romano, entre otras cosas el uso indiscriminado del sincretismo. Consiguientemente allí donde había un santuario pagano o interesaba crear nuevas diócesis o lo que fuera invariablemente aparecía la Virgen o bien ocurría un milagro de cualquier especie.

    En el mundo americano tras la consquista también se usaron mucho este tipo de estrategias para "cristianizar" lugares de culto indígenas de época precolombina. En México por ejemplo.

    Y sí, dentro de la propia Iglesia a veces este tipo de cosas han sido instrumentalizadas por intereses sectarios en el presente, pero claro hoy en día los tiempos se prestan menos a estas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu rápida respuesta, probablemente, y de unos siglos a esta parte, será exactamente como tú comentas: por un lado "locos" que ven a la virgen y por otro la Iglesia que les hace caso o no en función de sus intereses en el momento y el lugar.
      Saludos chilenos

      Eliminar